La importancia del sonido en los videojuegos

Publicado por el 10 octubre, 2011 en Otros


Tarde de domingo. La Xbox 360 reproduciendo Gears of War 3. Despreocupado por la oleada de Locust que se me viene encima, disfruto del escenario. Calidad gráfica de ensueño. Lo mejor que he visto en una consola desde que soy aficionado a este mundillo, pero no hay tiempo para deleitarse. Debo acabar con todas las ‘larvas’ si no quiero volver a empezar. Tras unos minutos de asedio en los que el corazón se me acelera, cae el último de los enemigos, acompañado de una ráfaga sonora que me devuelve al silencio y a la paz. ¿Por qué tantos nervios? Me doy cuenta de que el detalle visual ha influido en esa tensión, así como la gran jugabilidad y diversión que transmite el juego de Epic. Pero hay algo que diferencia la situación anterior de la actual. ¿Qué es? Ahora no hay gritos, no hay disparos, no hay música… ¡Eso es!

Las aventuras de Marcus, Dom y compañía me inspiraron para escribir este texto, pero la obra de Epic ya la analizaremos en los próximos días. Aquí trataremos uno de los aspectos esenciales y, en ocasiones, más olvidado del mundo de los videojuegos: el sonido. Con el avance de la tecnología, hemos pasado de los sonidos monofónicos del Pong hasta las maravillas que podemos disfrutar hoy en día en productos como Mass Effect, Halo o Killzone, cada vez más cercanos al cine. A pesar de las diferencias de calidad entre épocas, el apartado sonoro siempre se ha desglosado en dos vertientes: efectos de sonido y música, a los que más tarde se les ha unido el diálogo.

Efectos de sonido

Para un gamer es inevitable ponerse nostálgico cuando recuerda el sonido que emitía Mario en el primer Super Mario Bros. de NES. Aquel ‘ruido’ que propulsaba al pequeño fontanero dista mucho de la calidad de efectos de los juegos de última generación como Assasin’s Creed o Bioshock. El apartado sonoro del juego de 2K corrió a cargo de los chicos de dSonic, que crearon los efectos para cada uno de los plásmidos y las armas. Eso les permitió conseguir un acabado final espectacular, como el que se muestra en el siguiente vídeo:

Otra de las categorías en la que los efectos de sonido gozan de gran protagonismo es en la de los juegos de conducción, entre los que destaca la rivalidad entre Gran Turismo y Forza Motorsport. Mientras que los japoneses han desarrollado un apartado gráfico espectacular, los miembros de Turn10 han trabajado duro para que la conducción en Forza 3 (y el futuro Forza 4) sea ultrarrealista, por lo que uno de los aspectos al que más horas le han dedicado es al de captar el precioso estruendo emitido por cada uno de los coches.

Música

¿Quién no recuerda la melodía que nos acompañaba en The Legend of Zelda: Ocarina of time al atravesar Hyrule? Hoy en día, la música puede emocionarnos, puede hacernos entrar en tensión o asustarnos. Un videojuego sin música no es un videojuego y por eso este aspecto se cuida cada vez más. Donkey Kong, Final Fantasy VII, Shenmue o Metal Gear son algunos de los ejemplos que han dejado canciones inolvidables.

En productos de última generación como Alan Wake, la música suele orientar nuestros sentidos y nos indica cómo debemos estar. El juego de Remedy se basa, sobre todo, en terror psicológico y en él la música juega un papel muy importante. Cuando conducimos a Alan a través de Ederwood, la melodía que nos acompaña nos hace estar en tensión porque en cualquier momento puede llegar el peligro… o no. La música es capaz de jugar con las emociones del jugador sin necesidad de que ocurra nada.

Por otra parte, cada vez son más los artistas musicales de carácter internacional que colaboran en el desarrollo de videojuegos. Clint Mansell (autor de la conocida música de la película Requiem por un sueño), por ejemplo, es uno de los creadores de la melodía que acompañará al cierre de la trilogía Mass Effect.

Diálogos

Desde la aparición de las eternas PlayStation y Nintendo 64, el diálogo ha cobrado una mayor importancia en el apartado sonoro. Los diálogos hacen avanzar la historia y la presencia de una voz real les proporciona más vida a los personajes. Un punto de inflexión lo marcó, sin duda, el primer Metal Gear, que a España llegó con un magnífico doblaje al castellano.

El punto álgido se ha alcanzado en la actualidad con juegos como Uncharted o Heavy Rain pero, sobre todo, la llegada de L. A. Noire ha dado un salto evolutivo notorio. En el juego de Rockstar nos vemos obligados a interactuar con infinidad de personajes para resolver los casos que nos propone el Departamento de Policía de Los Ángeles. Lo más destacado es que todos los ciudadanos virtuales han sido representados por actores reales (muchos reconocibles por series como Mad Men, Fringe o H.E.R.O.E.S), quienes han ofrecido su rostro y sus voces para darle al juego un acabado sonoro espectacular.

Conclusión

La banda sonora es una parte esencial en el mundo de los videojuegos y ocupa un lugar tan importante como los gráficos o la jugabilidad. Este aspecto suele pasar desapercibido ante las barbaridades gráficas que se pueden ver en la actualidad, pero sin él los videojuegos no se habrían convertido en el producto cultural que son hoy en día.

Deja un comentario